libro

El rincón del libro (I)

¿Es posible que una molécula -o incluso una serie de moléculas- pueda ser realmente el origen de algo tan complejo como el amor humano? ¿Existe entonces el llamado “libre albedrío” en las decisiones más importantes de nuestras vidas?
Nosotros elegimos cuándo hacemos el amor. Elegimos con quién vamos a hacer el amor y elegimos a la persona que vamos a amar. O al menos eso es lo que cree la mayoría de la gente. Pero aunque no sea cierto que el libre albedrío no desempeñe ningún papel, los seres humanos están fuertemente influidos por los compuestos neuroquímicos, por lo que en realidad el amor humano es la consecuencia de la acción de dichos compuestos en determinados circuitos de nuestra cabeza y el amor -incluso nuestra capacidad de comprometernos de verdad con el amor monógamo- que varían, según los individuos, de acuerdo con unos acontecimientos genéticos y ambientales sobre los que tenemos muy poco control. 

 

9788420684635Y hasta aquí puedo leer. “Química entre nosotros. Amor, sexo y la ciencia de la atracción” (The Chemistry Between Us. Love, Sex, and the Science of Attraction), escrito por Larry Young y Brian Alexander y traducido por Alejandro Pradera Sánchez, es uno de los libros más interesantes que he leído en los últimos años.
Como ya adelantaba en la entrada sobre el día del libro, es inmediato: cuando pensamos en “amor”, nos encanta decir que “ha sido el destino” o “estamos enamorados desde el primer segundo en que vimos a determinada persona”. No obstante, leer cómo diversos investigadores son capaces de nombrar múltiples sustancias (opiáceos, vasopresina, oxitocina, etc) que modifican y dan forma a nuestros pensamientos y conductas es apasionante.

¿Por qué las strippers ganan más dinero cuando están ovulando? ¿Por qué llamamos a nuestros ex cuando estamos borrachos? ¿Por qué nos enamoramos de las personas “equivocadas”? ¿Qué es lo que determina el sexo de las personas a las que dirigimos nuestro afecto? Las respuestas a todas estas preguntas y muchas más se encuentran en este libro, preguntas y respuestas que nos ayudan a comprender nuestra naturaleza tan naturalmente instintiva.

Días con olor a cultura

Pocos días al año tienen tanto aire lingüístico como hoy 23 de abril. Celebraciones de independencias y fiestas religiosas aparte, en el día de hoy convergen (entre otros):

1.- La Diada de Sant Jordi. También conocido como el Día de la Rosa o el Día del Libro, la festividad de Sant Jordi lleva celebrándose en Catalunya desde el año 1456. En este día se produce un intercambio de regalos entre los enamorados: una rosa para la mujer y un libro para el hombre. He aquí un gráfico muy interesante de este día.

Feliç Diada de Sant Jordi!

2.- El Día internacional del Libro y del derecho de autor. La primera conexión entre el 23 abril y los libros tuvo lugar en el año 1923, año en el que libreros de toda España decidieron celebrar el Día del Libro como manera de honrar al escritor Miguel de Cervantes.
En el año 1995, la UNESCO decidió también celebrar el Día internacional del Libro y del derecho de autor el 23 de abril, aniversario de multitud de figuras literarias como William Shakespeare, Inca Garcilaso de la Vega, Josep Pla o Miguel de Cervantes (sin mencionar las confusiones temporales por los calendarios juliano y gregoriano).

3.- El Día de la Lengua Inglesa en las Naciones Unidas. En este caso fue de nuevo la UNESCO quien en el año 2010 decidió establecer un “Día de la Lengua” para cada uno de los seis idiomas oficiales de la Organización para así celebrar la diversidad y el multilingüismo cultural. Por lo tanto, decidieron que fuera el 23 de abril el día de la lengua franca de la era moderna, coincidiendo con el aniversario de William Shakespeare. (más…)